Ultra Trail Sierra Nevada

Carreras recomendadas Crónica

Loading

Una vez hecha y superada esta Ultra en Granada, aquí van una serie de notas y vivencias de la carrera, que suponía 101 kms y +5.500 inicialmente, pero que finalmente se quedaron en 90 km y +4.700, al recortar la última subida al Veleta en la estación Sierra Nevada por fuertes rachas de viento.

Hace unos años corrí la distancia Trail (65 km) en Sierra Nevada, por lo que, una buena parte del recorrido ya me sonaba y desde entonces hasta ahora han cambiado bastantes elementos en la carrera, empezando por la recogida de los dorsales, donde se han incorporado a la moda de tener una feria alrededor de esta recogida, en este caso se montó en el polideportivo de la población Cenes de la Vega y en esa feria se podían acceder a buenos descuentos en alimentación y ropa/calzado deportivo de los promotores de la carrera, en concreto de Joma, Cimalp y HSN.

Desde Cenes de la Vega se realiza la salida de las modalidades TRAIL (60km) y Maratón (45 km), el domingo 7 de abril también se realiza la última de las modalidades, la Media (25 km) con salida desde Pinos Genil.

La recogida del dorsal fue muy rápida y sencilla, y la bolsa de corredor normal para el tipo de carrera que es incluyendo: camiseta técnica LAND (a mi gusto, muy buena), gorro HSN, gorra Cimalp, un litro de leche alta en proteínas Puleva, botecito de crema solar y geles HSN.

A nivel organizativo, te proporcionaban dos bolsas de vida suficientemente grandes con el dorsal ya marcado para que pudieras dejar lo que necesites para recoger en dos puntos del recorrido, hacia la mitad de la carrera (Pinos Genil) y antes de la última subida desde Pradollano al Veleta, donde harían falta los crampones para terminar ese kilómetro vertical que se marcan sobre nieve en la estación de esquí.

Justo el día anterior a la salida, prevista para el viernes 5 de abril a las 22:00 horas en Granada, informa la organización del cambio, o mejor dicho, anulación, del último tramo de la carrera, el que te sube a los 3.000 metros del Pico Veleta por las pistas de esquí, dado que había fuertes rachas de viento, a mi entender, fue algo muy acertado por parte de la organización, la propia estación de esquí estuvo cerrada todo el fin de semana por este motivo, al principio me invadió una rabia de no poder hacer la carrera completa, pero cuando llegas a la base de la estación y sabes lo que te falta para completarla, casi que das gracias de que lo hayan anulado 😊.

En lo deportivo, la carrera se puede dividir en dos partes, la nocturna, llevadera y acumulando kilómetros y desnivel con las fuerzas intactas, y la segunda parte, desde Pinos Genil, donde lo normal es que amanezca allí, para afrontar la última parte de la carrera en constante subida de 35km y +2800, una verdadera dureza para como se llega después de la noche.

La salida desde Granada es una fiesta, emocionante sin duda, recorriendo algunas de sus cuestas más turísticas (y duras) mientras se puede contemplar el Alhambra de muy cerca, de hecho, se pasa por su bosque, son varias las veces que, una vez iniciada la carrera, se puede contemplar iluminada Granada proporcionando una estampa muy bonita para los que amamos esa ciudad.

La carrera en sí no es muy técnica, durante la noche se van sucediendo los puntos de paso con sus avituallamientos, decir que todos los voluntarios y todo lo que se supone tenían que tener los avituallamientos fue de diez, muy bien organizado, muy amables y ayudándote en todo momento.

Personalmente pienso que hemos tenido buena suerte en esta carrera, pues hacía un pelín de calor y humedad, que fue bajando a medida que pasaban las horas, pero en ningún momento fue necesario pasar de la manga corta a otra prenda, y el viento, que podría aparecer en cualquier momento, no supimos nada hasta llegar a la base de la estación donde terminaba la carrera.

La carrera como tal, empieza en Pinos Genil, entre otras cosas, porque ya puedes ver el paisaje, y por la dureza que tiene la carrera a partir de este punto, donde se encuentra la subida más técnica de la carrera, bastante tediosa, y donde también se encuentra la bajada más técnica, apenas 200 metros pero bastante inclinada y con tierra suelta que te hacen echar el culo a tierra más de una vez, para llegar al pantano y desde ahí, enfocar la parte más mítica de la carrera, las Zetas al Dornajo, nada técnicas, pero con muchos metros positivos acumulados.

Tras pasar el Dornajo, solo quedaría un tramo de conexión con la base de la estación, para cubrir la última parte de la carrera, pero que, lamentablemente, este año quedó anulada por el viento. Medalla, camiseta finisher y a comer, además de lo normal de un avituallamiento, también había macarrones y platos preparados que te proporcionaban en meta HSN, donde se disponía de varios microondas para poder calentar la comida, muy bien preparado y organizado todo.

En general, la carrera es bastante dura, normal en carreras con mucho más desnivel positivo que negativo, hay que llegar muy preparado, merece la pena correr antes alguna distancia inferior, como la Maratón o el Trail.

Por lo demás, un cambio a peor respecto a mis dos participaciones, en la primera, había voluntarios en los tramos más técnicos, sobre todo en bajadas, que te echaban una mano, este año no había nadie, muchos voluntarios en los avituallamientos, pero en carrera no veías a nadie.

El balizamiento bastante bueno, un 8 sobre 10, en algunos momentos eché de menos algo más de señales, que me hubieran evitado salirme del recorrido un par de veces, pero nada reseñable que no se solucione con los avisos del reloj.

Personalmente, una carrera de las que merecen la pena, sin duda alguna.
Mas información AQUI

Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *