Crónica de la 2ª Edición del Trail “Mina de la Plata”

Crónica

Loading

El pasado 12 de mayo, tuvo lugar la tan esperada carrera la 2ª Edición del Trail “Mina de la Plata” en las inmediaciones de la histórica mina de plata ubicada en las montañas de alrededor de Bustarviejo. Este desafiante evento atlético, ha ganado popularidad desde el año pasado que celebró la 1ª edición, atrayendo a corredores experimentados y aficionados por igual, quienes se dieron cita para enfrentar los exigentes y pintorescos senderos de la zona.

 

Desperté antes del amanecer, el sonido del despertador fue más bien un aviso innecesario; la emoción me había tenido en vilo durante la noche. La segunda edición de la Trail Mina de la Plata en Bustarviejo prometía ser un desafío aún mayor que el del año pasado, y no quería perderme ni un minuto de esta experiencia.

Llegué al punto de encuentro mientras el sol aún se desperezaba detrás de las montañas. La atmósfera estaba impregnada de una mezcla de nerviosismo y anticipación, con corredores ajustándose las zapatillas, revisando su equipo y compartiendo palabras de aliento. Algunos, como yo, ya éramos viejos conocidos de esta carrera, pero también había caras nuevas, atraídas por la promesa de una ruta tan hermosa como exigente.

Con el pistoletazo de salida el río humano comenzó a fluir por las calles empedradas de Bustarviejo antes de adentrarse en los senderos de montaña. La primera parte del recorrido nos llevó a través de un denso bosque de pinos, donde el sonido de nuestras pisadas se mezclaba con el canto de los pájaros y el crujir de las ramas bajo nuestros pies. Era fácil olvidar el esfuerzo cuando te rodeaba una naturaleza tan impresionante, hasta que llegó la subida con la Mina de la Plata brillando como un tesoro escondido entre las montañas.

La bajada fue una prueba de destreza y resistencia. La ruta estaba salpicada de rocas sueltas y raíces traicioneras, y cada paso requería una concentración total.

Finalmente, con la línea de meta situada en la plaza de Bustarviejo llegó la recompensa y la euforia de haber legado. La plaza estaba llena de corredores celebrando, intercambiando historias y compartiendo risas. Los organizadores nos recibieron con bebidas y comida, puntos de fisioterapia para la recuperación, y demás puestos de patrocinadores que hicieron que el ambiente de fiesta fuera palpable.

Como en la edición anterior, los puntos de avituallamiento eran generosos y los voluntarios aún más. Que decir a la legión de voluntarios que mueve esta carrera, gracias es poco, su amabilidad su buen hacer desinteresado está patente en cada uno de ellos.

Mirando a mi alrededor, supe que esta edición de la Trail Mina de la Plata había superado incluso a la anterior edición. Esta organización es un ejemplo para muchas otras, grandes y pequeñas. Todos los corredores con los que hablé hemos estado de acuerdo en ello.

Una carrera así merece la pena vivirla. No solo por el desafío físico, sino por la conexión con la naturaleza y la comunidad de corredores que, como yo, encuentran en estas carreras una manera de sentirse vivos y parte de algo más grande.

 

Ya estoy contando los días para la próxima edición.

Tagged
Fran Fitnutrition
Emprendedor incansable y siempre feliz, cuantos más km más feliz. Nutrición y deporte la mejor medicina para el cuerpo.
https://aetrail.com